Esperamos tu historia corta o larga... Enviar a Latetafeliz@gmail.com Por falta de tiempo, no corrijo las historias, solo las público. NO ME HAGO CARGO DE LOS HORRORES DE ORTOGRAFÍA... JJ

Tempus vitae - Cristalsif - 8

Capítulo 8

Valía I


Caminaba a paso lento, como si pisara los frágiles cristales de su corazón roto. Pero esos fragmentos estaban desperdigados allí desde hace tanto tiempo que ya no estaba segura de haber sentido bienestar en un largo tiempo. Tantas lunas, le pareció ver durante las inclementes noches desde aquel funesto día, y no hallaba paz su alma para siquiera dormir una entera... cosa que resultó imposible, hasta el curioso momento de conocer a esa odiosa Tempuria, a nada más ni nada menos que la reina de la nación vecina y enemiga desde los tiempos que fueran recordados, aquella que con su peculiar inocencia y rebeldía traía momentos festivos a su alma. Estaba confundida en extremo, a raíz de los controvertidos sentimientos que removía en su interior la joven Kuga, era imposible siquiera suponer que un vínculo pudiese ser reemplazado por otro, su destino ya había sido encontrado y luctuosamente perdido. ¿O no? No había oído de una persona con dos Filum Fatum. Pero sí lo que sentía no era... esa emoción de cuatro letras, ¿Qué otra cosa sería? ¿Una obsesión? Solo se llenaba de dudas, cuanto más pensaba más lejos estaba de la respuesta que tanto anhelaba encontrar, era frustrante en verdad.

Amor sin fronteras - Chris - 9

Capítulo 9

"¿incertidumbre?"
"El pasado siempre te seguirá en la vida, está en ti siempre llevar un paso adelante " -Chris-
-         ¿Sarah?... Oh dios... ¿Eres tú? Mírame por favor...
Oh no... Esa voz Sarah la conocía perfectamente ¡No puede ser! Sin muchas ganas voltea, encarando a aquella mujer de la cual se había enamorado perdidamente
S: Julieth -Pronuncia su nombre sin poder evitar la melancolía en su voz-
J: oh Sarah mi amor... Ha sido mucho tiempo sin verte... Sin saber de ti... Creí volverme loca... -Su voz sonaba un poco entrecortada-
S: yo...

Jugada de destino - 5 - Apo

CAPÍTULO CINCO

Nota de autora
Primero que todo ¡hola!. Quiero comentarles que la historia no es nada a cómo puede parecer. Da unos cambios que son sorprendentes, nada predecibles  aunque realmente espero les guste. Al principio puede que sea una locura pero créanme que valdrá la pena.

Jugada de destino - 4 - Apo (Corregido)


CAPÍTULO CUATRO

Pov Génesis
La vida te enseña a su manera, así que para cada quien es distinta la forma de aprender y también el momento. Particularmente a mi, me hizo caer varias veces y el golpe cada vez era más fuerte. No digo que ya no, pero esas caídas me enseñaron bastante . Y es totalmente cierto que jamás se aprende de las experiencias de los demás, sino cuando te tropiezas de frente con la piedra una y otra vez.
Voltear al pasado y preguntarse el porqué de las circunstancias que me pasaron, hasta ahora es que lo puedo comprender y ni en mis más locos sueños, imaginaria que me sucedió todo eso. Sin embargo, debido a todos esos acontecimientos estoy inmensamente feliz porque hallé, como una aguja en un pajar, a mí otra mitad, a mi amor sempiterno … En fin, mejor no adelantar nada más ¿verdad?

6 años antes
Ya habían pasado cuatro meses y justo como me prometí, evite a capa y espada a Dayana, borre todo pensamiento de mi memoria que estuviera relacionado con ella. No iba a permitir que me desequilibrara de esa manera y aunque me dolió cada músculo de mi ser, lamentablemente lo logré. Semanas después me enteré conversando con mi mama que Dayana era nada más y nada menos que la hija de su jefe. Con eso me costó más cumplir mi promesa pero no me rendí. A mí madre le fue excelente en su trabajo, nunca se enteró de ese hecho que ocasionó un revuelo en mi vida.
Han pasados ya varios meses, y por fin, para mi cumpleaños, mi mamá me organizo una pequeña reunión el viernes con mis amigos más cercanos y parte de mi familia. Su pequeña gran sorpresa ha sido traer al hijo de la hermana de su comadre, en fin, habrá más que todo amigos de la familia desde antes de que yo naciera. El chico se llama William Morales, me lleva tres años. Cabellos sumamente oscuros, pálido de piel, constantemente necesita un bronceado de la playa. Solo unos cuantos centímetros más alto que yo. Nos conocemos desde pequeños pero yo ni lo recuerdo a decir verdad, obviamente esta jugada de mi mama me sorprendió más de la cuenta.
-hija llegó otro invitado, así que baja a abrirle la puerta.- mi mamá me lo dice tan emocionada, así que solo le hice caso con cara de fastidio. La reunión se celebra en el apartamento de mi hermana y lo único que tengo que hacer es marcar planta baja en el ascensor buscar al dichoso invitado y volver a subir para seguir hablando  con mis amigos
Llego a la entrada principal del edificio y no veo a ninguna persona. Mi mama me debe de estar jugando una broma, pienso mientras vuelvo a cerrar la puerta. En el instante que la iba a cerrar, un pie me impide la acción.
-¡Hey cumplañera! ¿No me conoces acaso?- no podía distinguirlo por los globos que traía de distintos colores. Y ese regalo es para tu vecina de 4años me imagino, me dice mi voz interior
-¿william?- aún no lo puedo creer- qué sorpresa, vaya, no te esperaba hoy aquí. Pasa, pasa, disculpa.- adentro ya en el edificio lo saludo cordialmente.
-primero esto es para ti- me alarga los brazos para darme el regalo. Ohh, era tuyo, jajaja. Sonreí por aquel comentario dando a entender a mi invitado recién llegado que era por su regalo. Ha decir verdad no es tan… Horrendo. Es una cajita de cartulina con un escrito adentro más unos chocolates, sin mencionar, los cuatro globos aparte que trae; me parece que los dulces están viejos, pero bueno, como buena anfitriona y persona agradecida, le doy un beso en la mejilla.- espero te guste el detalle, por cierto estás guapísima hoy cumplañera.
Ahora te voy a hacer quedar mal por tal comentario Jajajajaj - ósea que ¿nunca estoy guapa y solo hoy por ser mi cumpleaños si?- mi seriedad es para ser premiada en los Golden Globe, tal actuación dejó al chico fuera de sí, tartamudea y sus ojos miran a todas direcciones.-jajajajajaj-
-yo… No… Es decir, nunca quise…
-Jajajaja tranquilo William, vamos que ya deben de preguntarse dónde estoy.- y es exactamente así.
Las ocurrencias de mi mama no tienen límites pero mi estupidez es mayor. Me cuestiono cada cinco minutos por qué no puedo refutar ninguna idea descabellada como las que ha tenido últimamente mi madre. Supuestamente el salir con William sería extraordinario Genesis, esto último lo pensé de la manera más irónica posible y con una voz chillona. Mi cara de rabia podría ser enmarcada pero como siempre, prefieri callarme.  Casi he despedido a la mayoría de mis amigos del colegio y solo quedan familiares y …. william.
-william,¿ le aviso a Rosalba que te llevamos hasta tu casa?- mi mamá le pregunta mientras limpiamos la cocina. A
Todas estas no me percaté de la confianza que ya había con ambas madres de llamarse por su nombre de pila.
-tranquila Sra Janira yo me voy en autobús.- mi mamá asintió y esta vez William dirige su conversación hacia mi.- Genesis ¿te parece si mañana nos comemos un helado? Claro, si usted Sra Janira le concede el permiso.- ya me he sentenciado a una salida sin yo decir el SI definitivo, y pensar que nunca me cayó mal este chico es realmente agradable y simpático. Físicamente, en la escala del 1 al 10 es como un 5 o 6. Ese último aspecto no me importa demasiado. Pero ya es el prospecto de mi madre. Terminamos de recoger y limpiar todo… Cansada por el rol de anfitriona me acuesto en mi cómoda cama temporal y solo recuerdo escuchar el sonido de los automóviles afuera en la calle. Ya es sábado, mi día preferido de la semana y son ya… Wow las dos de la tarde . Hoy se supone que salga con William, bueno, aún me queda tiempo, así veo“Beverly Hills 90210” en el canal Sony en el cuarto de Arlenis. Adoro esa serie, la trama, los personajes.
Acostada cómodamente escucho mi teléfono sonar
-¿alo?
-Génesis es Willian, ¿cómo estás?- Para mi suerte, o quizás no, ya me he duchado y tengo la ropa lista para salir.
-hola will, bien, preparándome para nuestra salida-¿una mentira obligada me hará quedar bien?.
-excelente, entonces no habrá problema en buscarte.. Mmm.. ¿Ya?. Estoy abajo del edificio.- variados son mis gestos en este momento solo para contestar.
-¡Oh! Está bien, me termino de vestir y bajo.
Mi vestimenta para la tarde de este sábado es muy sencilla. Una camisa de tiras blanca un tanto ceñida al cuerpo, jeans azul oscuro holgados; los zapatos son marca converse de color negro y encima una chaqueta de un matiz oscuro como el carboncillo de un material muy similar al cuero.Cómoda, sencilla y bonita a la vez.

Ambos nos dirigimos a pie hasta el centro comercial para comer los respectivos helados. El trayecto desde que salimos ha sido un completo monólogo de su parte mientras yo solo sonrio.  finjo reírme de sus comentarios, asimismo muestro gestos de asombro o de interés.
Cuando llegamos a la heladería la boca se me hace agua, cada sabor lo quiero probar . Él pide un helado doble de chocolate y menta, más una cubierta  de chocolate y maní. Mi helado es un tanto distinto, los sabores son muy diferentes pero se complementan, vainilla con chispas de chocolate y como segundo sabor mantecado con fresa, ambos cubiertos con una capa de chocolate derretido y arroz inflado.
Mientras comemos, la conversación que entablamos es muy amena. Es súper cómico y me distrae su compañía , bueno como cualquier par de amigos que tienen años sin verse.
Nos contamos anécdotas de cada uno, mi estómago me duele de tanto reírme.
-y prácticamente así fue que me entere de que iba a ser hermano por segunda vez jajajaj
-jajajajaja a ti te suceden unas cosas- ya nos terminamos de comer el helado y quiero otro .
Fue un rato muy agradable en compañía de William. Además de gracioso es muy atento; estudia para ser ingeniero en informática, interesante pero definitivamente no es la carrera que quiero estudiar.
Después de otro rato caminando y hablando de temas variados, llegamos a la entrada principal del edificio.
-la pase muy bien will, en serio. Y gracias por el helado, estuvo delicioso- a fin de cuentas no era mentira. Había sido un día fuera de lo común.
-yo también la pase genial Genesis, me encanto compartir contigo- ¿por qué tiene que utilizar ese tipo de vocabulario? ¿Y por qué se está acercando tanto? ¡Alerta!.
Su cuerpo se esta movido solo unos centímetros, una jugada estratégica de su parte mientras busco mis llaves para poder entrar. Que astuto. Antes de que se le ocurra hacer algo, mejor me despido
-bueno, hasta luego will. Cuídate- y sin más que decir, le doy un beso corto y sin emoción alguna, para luego entrar al edificio donde vive mi hermana. Ya dentro del ascensor marque el piso cinco, satisfecha por un día agradable y diferente , incómoda por sus obvias intenciones y  ¡molesta por creer que tiene la oportunidad!.
Me adentre al apartamento. Por extrañas razones no hay nadie y eso me causa un alivio enorme. Nadie me preguntara absolutamente nada. -aunque deberías tener un discurso preparado por si acaso-
Retiro cada prenda de ropa a la brevedad posible, me dispongo a buscar mi pijama y así poder acostarme a ver televisión.
Sé que en algún momento, con la televisión prendida, mis ojos se van a cerrar... Y me voy a quedar dormida. Solo basta que mi cabeza toque la almohada para dejarme llevar por los brazos de morfeo y dormir profundamente. No se con exactitud cuánto tiempo dormí pero lo supe porque mi sobrino cuando llegó se encargó de levantarme y describirme su fascinante aventura en el parque de diversiones.
Mis seres de luz son mis pequeños, en total tengo seis, pero que se criaron conmigo, a los cuales cambie su pañal, los bañe, les daba de comer, son 3 y ¡uno que viene en camino!. Amo por sobre todas las cosas a mis sobrinos y adoro escuchar cada relato,
Después de un rato de escuchar la fascinante de su aventura, lo emocionante que fue el día de mi sobrino, me decidí contarle a mi madre sobre la salida con William. Y más ahora que estaba contenta escuchando los relatos de Daniel
-¿entonces?- es lo primero que escucho decir a mi hermana cuando llegó a la entrada de la cocina. -¿cómo te fue? Cuenta, cuenta- Arlenis es así.
-Jajajaja me fue súper bien. Los helados estaban deliciosos y me reí muchísimo. A la final la pase muy bien.
-¡que bueno hija! Me alegro que la hayas pasado de maravilla- ja ja ja, ese adjetivo le queda grande al chico, aunque si hubiese sido otra persona quizás se utilizarían otro tipo de calificativos. - ¡YA! - me digo mientras mando a callar a esa voz hablándome en mi cabeza. Ese tipo de pensamientos son sumamente superfluos aparte de que están  prohibidos. - además de que es de buena familia, sabes que los conozco desde hace muchos años y serían una muy linda pareja.
No sé qué pensar acerca de ese comentario, pero como en otras ocasiones, no refuto lo dicho por mi mama.

Semanas más tarde

En un abrir y cerrar de ojos, han transcurrido cinco meses y no sé en qué problema me he metido. No es que sea un inconveniente para ninguno de mi entorno pero particularmente me siento extraña. En la escuela me había ido excelente, pase para 5to año con honores y me encontraba en mis vacaciones ya que no tenía que recuperar alguna nota para las materias. Ya era mediados de agosto y desde hacía exactamente un mes era novia de William. Se supone que me tengo que sentir extasiada, eufórica por tan maravilloso acontecimiento, pero no. Salíamos, nos divertíamos, me invitaba a almorzar, incluso me quedaba en su casa y dormía con su hermanita. La pequeña Diana es una hermosura. Me había encariñado con él, pero el obstáculo que había y sigue habiendo,  para poder tener una relación exitosa, es que lo veo cuál mejor amigo.
Era de esperarse que siendo la única de todas en mi grupo que no he presentado a ningún chico, ni que me gusta, todas me caerían a preguntas. El incipiente interrogatorio fue intenso.
-¿¡y cuándo nos ibas a contar!?- exclaman Arnelly y Valentina al mismo tiempo haciendo que varios ojos se posen en mi.
-se te nota contenta amiga, cuéntanos ¿cuando lo conocemos?- esta vez la que hablaba es Daniela.
Mis amigas me conocen de verdad, cuando algo me sucede, sé que  ellas puede intuirlo, todo  lo que me genere incomodidad. Pero en este caso les gane. Nunca mostrare desagrado o molestia, y en parte es verdad lo que digo y siento, yo quiero a William, pero me obligo a verlo de otra manera.
-Jajajaja calma calma, pronto lo conocerán.- me río  al ver la desesperación de parte de las muchachas.
-todos estos acontecimientos tienen que estar escritos en un diario- la voz de Arnelly nos cayó a todas. Antes de contarles sobre mi noviazgo, Andrea nos contó que había tenido relaciones sexuales con un muchacho que conoció en las vacaciones. Eso nos sorprendió a todas.
-Jajajaja Arnelly ¿no crees que estamos grandes para tener un diario?- le pregunta la más seria de todas nosotras, Victoria.
-¡NO! Este diario será completamente único, nada parecido a los que ya conocemos. Tiene que tener el dato de todas, nuestros pasatiempos, gustos, lo que detestamos. ¡TODO!. ¿Están de acuerdo?
-Jajajaja ¿porque no? Además, este es nuestro último año chicas, hay que disfrutarlo.-he de admitir que  me ha convencido la idea de Arnelly, quiero hacer algo distinto este nuevo año escolar y se si tenemos que comenzar por ese dichoso diario, pues que así sea.
Cada una dimos distintas ideas, agarramos un cuadernos viejo pero que todavía pudiera aguantar un año escolar completo, la mente maestra de todo esto ¡hasta nos cortó un pequeño mechón de cabello! Supuestamente para tener el ADN de cada una. -Ya imagino que todos días se escribirá en ese cuaderno jajaja- mis pensamientos son correctos, las conozco demasiado
-¡al fin llegaste!- dije eso justamente al llegar al patio del colegio y sentir en mi rostro aquella brisa gélida característica de la época más hermosa, a gusto particular, la Navidad. Se puede percibir en el ambiente la alegría de cada persona en la calle.
-¿quién llegó?-los ojos de Victoria me miran desconcertados y a la vez se le asoma en el rostro una sonrisa- jajaja genesis ¿estás bien? Sabía que estabas loca pero no para tanto, aunque dicen que a tu tipo de gente hay que seguirle la corriente.- nada más al terminar victoria de decir eso nos privamos de la risa y seguimos nuestros caminos.
Justo cuando empieza diciembre, entre los dos salones preparamos todo lo relacionado con la promoción; lo más importante, que entre todos decidimos, es el logo que va a ir estampado en las camisas, suéteres, shorts y tazas. Las reuniones son dos veces por semana en cualquier hora de la mañana siempre y cuando pudiéramos hablar y llegar a un acuerdo con los profesores. Por supuesto, para organizar la logística, tenemos que elegir a dos representantes de cada salón.
Los delegados se encargan de tener todo listo. En nuestro salón es Daniela Moncayo, una de las mejores académicamente, de cabellos castaños con ondas perfectas, igual de blanca al marfil y unos azabaches como ojos. Del otro salón es Jessika De Freites. Una de las chicas más guapas de todas al igual que popular, su cabellos son una cascada marrón intenso y su cuerpo es igual al de una guitarra. -es linda verdad- No sé en qué momento detallo más de la cuenta a la delegada del salón contiguo pero inmediatamente tengo que evitar pensamientos así.
-Entiende, señorita, que esos gustos no se van a ir. No le hago caso a esa voz en mi interior -solo me parece bonita, es todo.
Así continuo diciéndome cada vez que pienso algo similar.
-a mí no me gustan las mujeres. Mientras más lo digo ¿ me lo creeré verdad?.
Casi a la hora de la salida, mi madre me avisa que nos quedaremos en el apartamento de mi hermana así que decidí irme caminando con las chicas.
Victoria, Gabriela, Erika y Daniela casi siempre se van caminando, ahora mi persona se les une; nunca lo he hecho, y me da un poco de terror pero ¡ya es hora de tener más independencia! Justo de eso hable con mi madre esta semana.
Me despido de cada una para ir directo al hogar de Arlenis mientras admiro todo a mi alrededor. La cuidad de Caracas es todo un misterio, me pregunto si cuando empiece la universidad y a trabajar seré así como las personas que observo ahora; estoy llegando y ya montada en el ascensor puedo percibir un olor sumamente divino y delicioso, inhalo como si ya no quedara aire en el mundo e inmediatamente sé que esa comida proviene del lugar hacia dónde voy.
El aroma del plato navideño, impregna todos los rincones de la casa de mi hermana. Mi mama se encuentra en proceso de elaborar uno de los ingredientes de este plato, la hallaca. Ese olor característico de la Navidad es uno, por no decir completamente, de mis preferidos.
-¡MA! Que delicioso y rico huele- deseaba poder probar así sea un bocado de esa  magnífica comida y ya sabía cómo lograrlo- de verdad mami que tu comida siempre te queda… Mmmm- mi gesto es como si degustara un plato digno de dioses.- ¿será que puedo probar?
-jajaja como si no supiera lo que haces señorita. Toma- dijo extendiendo un plato pequeño con esa maravilla que mi boca muere por probar.- y sal de aquí antes de que me arrepienta- esto último lo dijo riéndose aunque sé que con cierta veracidad.
Dándole un beso en su mejilla le dije- gracias, gracias, gracias, es mi deber ser la jueza de este plato.
-más te vale que sea excelente la crítica porque si no, no hay más- Eso me causo muchísima risa, ella es consciente de que sus sabores son inigualables, excepto por los de mi abuela.
Tan pronto culmine de comer, iba directo hacia la cocina, lavar el plato y comentarle a mi mama ciertas cosas de la promoción.
-como siempre, veinte puntos para la comida ma’.- se ríe ante mi comentario.
-gracias hija- me mira y sonríe. A veces pienso que hay rasgos en mi que son heredados de esta mujer, aunque absolutamente todos dicen que mi parecido es de mi papá.
-ma’ por cierto, te quería comentar que ya, esta semana, se estuvo hablando acerca del dinero que hay que dar para mí promoción- mi mamá hace un ademán para que continúe con la información y sin dudarlo, le hago caso- pues, se dijo que por persona corresponde a 10.000 Bs.
Justo cuando mi mamá me iba a responder mi celular sonó. Es el repique de mi papá, como siempre él tan oportuno. Le hago un gesto a mi mamá para que sepa que es mi padre y que después continuamos con la conversación
-papá bendición, ¿cómo estas?
-hija Dios te bendiga, si se puede decir que bien. ¿Todavía estás donde tú querida hermana?- sus palabras deberían causarme risa pero realmente no, el tono con el que se expresa está lleno de sarcasmo.
- si papá- respondo de forma automática como si cada palabra pesara una tonelada
-¡perfecto! Entonces te busco y nos comemos algo en el CCCT. Además de que tengo que comprar pan de jamón para tu tía- escucho del otro lado del celular la voz de mi papá aunque me moleste conductas que él adopta, me alegra compartir tiempo con el.
-ok papá ya me cambio. ¿En cuánto tiempo estás aquí?
-date prisa hija ya estoy acá abajo.
Rauda, fui a cambiarme y me despedí de mi mamá. Baje corriendo las escaleras del edificio ya que el ascensor está averiado. Para mi suerte tengo buenos reflejos porque casi conozco el material de la pared y su sabor. Llego al carro de mi papa exhausta, esos cinco pisos lograron agotar mi aire.
-bendicion- me acerco y le doy un beso. Su perfume logra escabullirse y llegar a mi cerebro, debo de admitir que no existe un día en el que mi papá no esté perfectamente perfumado.- que rico hueles papá.
-gracias , es el perfume de Calvin Klein.
-me gusta papá, oye dónde vamos a comprar el pan de jamón.
-es la mejor panadería para mí de todo el centro comercial, en la Don Pan.
Llegamos a nuestro destino, mi papá estaciono su auto y fuimos directo a buscar un helado. A los dos nos gusta combinar el chocolate con la vainilla así que ambos pedimos exactamente el mismo, un sabroso helado con esa base, cubierta de chocolate doble, recién hecha y caliente, y una lluvia de chocolate fresca con mani. Es una explosión en el paladar probar aquello. Caminamos y hablamos al mismo tiempo, hasta llegar a la famosa panadería.
Aquel sitio despliega olores diversos, pasteles recién horneados, tanto dulces como salados, una gama de dulces frescos; tartaleta de fresas, mouse de parchita y de chocolate, tortas de queso. Quería un bocado de cada uno. Así mismo, el aroma del pan de jamón el cual acaba de salir del horno. La mezcla de olores invade mi olfato dejándolo anonadado. Mi papá compró rápidamente el ticket y fui en busca de mi pedido.
-buenas tardes señorita, podría darme un jugo de melocotón y un pan de jamón?-
¿Les he dicho que una de las cosas en la cuales primero me fijo en una chica es en su sonrisa?
-Ahí vamos de nuevo…y después niegas lo evidente.-¿Podrías sencillamente no comentar nada?.
Mientras peleo con mi voz interna, me es difícil no ver a la chica que me despacha en la barra y sin importar lo que mi mente me diga, la miro descaradamente, en fin, no es que me guste ¿no? Solo es muy… Ok, es bellísima. Admito que no puede compararse con ninguna chica que haya visto antes, es.. No no no, que pasa Genesis. No detalles la sonrisa que tiene, obvia lo picara que es su mirada. ¿Por qué nunca he detallado antes a un hombre así?
ja! ¿Es en serio? ¿Y aún te lo preguntas? Usted es…
-no te pido opiniones a ti, solo… Shhhh
-disculpe, ¿dijo algo señorita? Estaba… En la nube más alta aparentemente jaja- cuando se sonroja es mucho más bonita.
-jaja tranquila, me darías un pan de jamón y un jugo de melocotón por favor.- si supiera que me reí por tenerla enfrente.
-por supuesto, dame dos minutos y lo llevó a tu mesa guapa- tienes buenos gustos Genesis. Ya ya… Deja que me siente por lo menos.
La estadía en la panadería fue tan efímera como mi discusión con la entrometida voz de mi cabeza. Por un instante ambas miradas se cruzaron y en el rostro de cada una apareció una mínima sonrisa, nadie fue espectador de eso que acababa de pasar. Tan pronto nos fuimos, le pregunté a mi padre cuando volveríamos a ir al Ccct.
-¿no nos hemos ido y ya quieres volver?
-bueno, si, lo que pasa es que me encanta caminar en este centro comercial, y más en esta época ¿no crees?
-eso es cierto hija, mañana creo que tengo que venir al banco y…
-¡yo te acompaño!- deje a mi papá con las palabras en la boca queriendo salir pero no pude evitar expresar lo que quería aunque sonrojada por tal acto de mala educación- lo siento.
-jajajaj ok yo te busco.
Los horas y los días pasaban, y ansiosa en el colegio ya quería que sonara el timbre para poder irme. Veo las agujas del reloj que pasan cual arena movediza, un perezoso en mucho más rápido. ¿Es mi imaginación o de repente el tiempo se paró?
-¿tierra llamando a Genesis? ¡Despierta!- mi oído se molesta y me reclama por el daño que le acaban de causar.
-¡¿qué pasa?!- exaltada le pregunto a la chica que está a mi lado- vale ¡me acabas de dejar sorda! Bueno, casi.
-bueno gen pero es que no me prestas atención- un gesto de niña mimada combinado con uno de bebé recién regañado aparece en la cara de mi amiga- ¿qué piensas? ¿En tu novio?- esa última pregunta la enfatizó con un tono algo extraño pero, no le di mucha importancia.
-¿William? No vale, desde ayer no hablo con el.
-¿en serio?- que extraño, no comprendo porque se ríe, en fin, escucho fuerte y claro el timbre que me indica que me puedo ir.
-Chao vale, tengo una diligencia que hacer- con un beso me despido.
Mis piernas ya no siguen instrucciones mías, son completamente independientes, corro por los pasillos cual gacela libre en una sabana, llego al carro que me espera desde hace sesenta minutos.
-¡bendición!.... Llegue, vamos- sonrío para disimular mi apuro.
-pero qué rápida hija, ¿qué quieres comer?
-en Ciudad Tamaco papá, la panadería vende unos sandwiches de pan de orégano exquisitos.
-excelente, ahora que lo mencionas me provocó.
Creo que más me tardé en bajar desde el salón hasta el carro, que lo que se tardó mi padre en llegar al Centro Comercial, ya quería llegar a la panadería y ver a la misteriosa chica de cabellos azabache.
-¿y si no está allí? Ja, no lo habías pensado, bueno, ya lo hice Jajajaja
-¡ahh! Por un segundo cállate
-..... Listo
No sé por qué me torturo pensando pero ¿y si es verdad? ¿Y si solo trabaja en la         tarde-noche? No hago caso a mis cavilaciones y entro con mi papá por la puerta principal.
Ya casi, a solo pocos metros de verla. Es algo poco creíble pero esa mirada…. Solo la quiero volver a ver junto con esa sonrisa. No puedo evitar reírme de eso, sin embargo en un instante como apareció mi risa se apagó al ver que ella no estaba.
-la diosa Morena no está- si lo sé, mis ojos están en eso por si no te has dado cuenta.
-¿hija qué vas a pedir por fin?- la voz de mi papa me trae de vuelta a la realidad-
-mmm, uno de esos sandwiches que te dije pa’.
-bueno, siéntate para pagar y pedirlos en la barra.
No sé si era desilusión, pero me sentía rara, realmente esperaba verla así fuera atendiendo. Y como si algo del más allá me escuchara, la veo caminar en dirección hacia donde estoy sentada. Siento mi mandíbula desencajarse y volver a su lugar en una milésima de segundo.
Un cabello con los más perfectos rulos color negro, ni la delegada y representante del salón pueden compararse con esta chica. Sus ojos me miran tratando de descifrar de donde me ha visto, y lo único que logro observar es esa sonrisa, ¡Dios! Es como si fuera un ángel, si, suena muy trillado y repetido pero, es totalmente cierto. Sus labios son una obra confeccionada por el mejor escultor, su cuerpo pintado por el mismísimo Miguel Ángel y su piel tiene el tono más perfecto que existe, una morena increíble. Y al escuchar su voz, fue como oír a la melodía más pura.
-¡buenas tardes!-  simplemente me quedo embobada viéndola.
Todo el tiempo que estuvimos ahí, la contemple fascinada, siempre brindándole una sonrisa a sus clientes, sin percatarme de lo efímero de mi estadía en su trabajo, ya tenía que recoger. No sabré su nombre ni nada de ella, ni por qué la quiero conocer pero seguiré viniendo todos los días si es necesario.

Sin saber lo que pasaba por su corazón y su mente Genesis cumplió su promesa, y siguió yendo casi un mes entero a ese centro comercial, nunca se atrevió a hablarle después de ese primer día al pedir su comida,, aunque particularmente, pienso que fue mejor asi. Lo que ella no sabe es que la chica misteriosa, le cambiará su vida.



------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Teta Feliz Historias y Relatos ® Apo - Derechos Reservados
© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

Eclipse de sol - D. diMarco - 2

Capítulo 2

Abrió los ojos de par en par. Le tomó unos segundos recordar donde estaba. Los volvió a cerrar. >>Qué decías mamá Ahviezda… qué decías!<< Intentaba recordar. La luz de la luna se colaba por pequeñas rendijas hacia el interior del árbol donde estaba. >>Busca a la luna, niña.<< Abrió los ojos y se sentó. Se frotó los ojos con ambas manos. Su pelo rojo caía ondulando por su espalda desnuda. Dobló las piernas y las abrazó apoyando el mentón en sus rodillas. Su vista se perdía. >>Qué busque a la luna, mamá Ahviezda… qué quieres decir? Si no es la luna que está afuera… Cuál es mi luna… Cuál… << Suspiró largamente. Cómo se suponía que iba a encontrar a la luna? Y donde iba a empezar a buscar? Llevaba 3 meses viajando y aun no sabía ni cazar liebres. >>Mesiác.<< Su nombre se le vino a la mente como una caricia. Ella había sido lo mejor que le había pasado en estos meses. Una pausa en su vida. Un remanso en el tormentoso correr de esos desastrosos meses que la habían llevado a tomar unas pocas cosas y desaparecer. Una pequeña esperanza en su decepcionada cabeza. Un milagro.

Amor sin fronteras - Chris - 8

Capítulo 8

Todo aquel que piense que está solo y que está mal tiene que saber que no es así. Que en la vida no hay nadie solo, que siempre hay alguien.
“La vida es un carnaval” -Celia Cruz-

“Fiesta de disfraces”
Meses después
A: ya tortuguita, es mi cumple. Yo decido que disfraz debe ponerse cada quien. No te quejes, el tuyo es hermoso
D: ¿Qué tiene de hermoso un disfraz de tortuga? ¡Esto lo has hecho adrede!
A: ¡¿Yo?! Como se te ocurre Donita linda -Fingiendo inocencia- ve a cambiarte la fiesta será en unas horas…

Jugadas del Destino - 3 - Apo


CAPÍTULO TRES

Pov Dayana

Deje brotar mi frustración en mis pinturas, sentía deseos de romper todo objeto cerca de mi, por ello antes de cometer una locura, prefería desahogarme pintando. -No puedes ser más idiota porque sería imposible Dayana.- lo sé, estoy al tanto de eso- me respondía mis propias cavilaciones.
Desde que vi esos ojos cuasi negros en el estacionamiento de mi nuevo colegio  pasé la mañana entera del primer día ensayando qué le diría cuando la volviera a ver. Había arruinado toda oportunidad para poder acercarme a ella y todo gracias a la antipática e hipócrita de Pamela Bogado. Con exactitud no puedo describir con palabras adecuadas ese momento en que tropecé con ella, pero mi corazón por unos segundos se paralizó. Mi mente se colocó en blanco y solo tartamudeaba al hablar. En mi familia ya estaban enterados de mi orientación sexual. Mi papá al principio se sorprendió pero fue bastante receptivo, me apoyó en todo. En su empresa, D’amico & associate, todos me conocen y sin juzgar, aceptaron mi gusto por las mujeres. Esa siempre ha sido como mi familia. Cuando mi madre murió, apenas tenía 10 meses de nacida. Mi tío Oscar, mejor amigo de mi padre, lo ayudó a superar la pérdida de su esposa y juntos, como la familia que éramos y somos, pudimos seguir adelante. Cuando le pregunto mi padre acerca de mi mamá, me habla maravillas de ella. En las fotografías que aún guarda en su baúl , se puede observar a una mujer muy hermosa,con una piel de porcelana, manos delicadas y suaves, nariz perfilada, labios rosáceos, ojos color miel y una mirada fuerte y suave a la vez

Eclipse - Dayan


¡CORRE!
Es lo único que estaba en mi mente, correr necesitaba llegar, necesitaba hacerlo rápido no me quedaba mucho tiempo, si no llegaba a tiempo Él podía matarla y eso es lo que menos quiero, ella lo es todo para mí, tenía que llegar lo más rápido posible sin importar que. Corría por las calles de Miami, corría como si no hubiera un mañana.

El bosque de La Truvia - Gabdota - Fin

CAPÍTULO FINAL
Enlazando el final

–¿Te gusta vivir en esta dimensión Dota? – Preguntó curiosamente Sabina en cuanto terminaba de tomarse el último sorbo de su taza de café.
–No lo sé, amo el bosque–Manifestó mientras un nostálgico suspiro salía de su ser– Pero en esta dimensión hay cosas que me encantan, supongo que me podría quedar a vivir aquí durante unos años y ¿A ti te gusta vivir aquí? –
–Me encanta, hay tanta libertad, inspiración, diversión y descontrol, amo esta dimensión, aquí solo debo aceptar las obligaciones que me interesan, no las que le convienen a alguien más. Puedo hacer mi mundo a mi manera, puedo ser yo–Respondió Sabina pensativamente, recordando sus años de princesa en el reino de sus padres.
–Debe haber sido una vida difícil para preferir esta dimensión, a un reino lleno de lujos y personas influyentes, pero me alegro de que aquí estés mejor Sabina–

Eclipse de sol - D. diMarco - 1

Capítulo 1
Caminó con paso rápido. Encorvada. Escondía su rostro y cuerpo en una túnica color verde musgo.
El templo dejaba pasar la luz de la tarde por las tres entradas principales y por los vitrales de las altas paredes. La piedra con la que estaba construido mantenía un ambiente agradable.
A esas horas no había más que un par de personas rezando o apreciando los dioses menores de los costados.

Jugadas del Destino - 2 - Apo


CAPÍTULO DOS

La mañana había transcurrido más lento de lo que me gustaría admitir aún así disfrutaba de una de mis materias preferidas, Latín. Tan solo faltaban segundos para que el timbre del receso sonara y la estampida de alumnos salieran raudos en busca de su alimento favorito, empanadas. No es que a mí no me guste, realmente es delicioso. Una mezcla de harina de maíz con agua y la masa que se forma a continuación se puede rellenar de distintos sabores haciéndolas con forma de media luna; después de haber hechos los pasos anteriores se colocan en un sartén con aceite muy caliente. Mis preferidas son las de queso, solo que tengo mis reservas con la comida de la cantina del colegio. No es muy agradable encontrarse cabellos de la cocinera dentro de semejante exquisitez.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...